La luna se olvidó

La luna se olvidó

La luna se olvidó, de Jimmy Liao

Tapa cartoné

Color. 120 páginas. 

Español

Barbara Fiore Editora

Las personas van y vienen de nuestras vidas. Lo que solíamos ver desaparece. Lo que solíamos recordar se olvida. Es posible que los ojos vean más de lo que somos capaces de recordar, más de lo que aparentemente existe. Jimmy Liao ilustra la imprevisibilidad y la belleza de la vida y de todos sus detalles.

Visto y no visto
Con un soplo de brisa de verano,
al instante se esfumaron los recuerdos y cayeron en el olvido.
Apenas quedó la confusa sombra de unos árboles estremeciéndose.

¿Lo que no se ve no existe?

Puede que se oculte tras espesos nubarrones
o puede que una polvareda te nuble la vista.

No puedo verte, pero siento tu calidez.

Por la tarde, al ponerse, el sol, la gente esperaba ansiosa,
pero la Luna no volvió a salir.

La marea se fue separando.
El mar se quedo inmóvil como un espejo de laca negra, 
mientras el mundo entero permanecía en un gélido silencio.

Jimmy Liao

Nació en Taipei (Taiwán) en 1958. La infancia de Jimmy Liao no es de cuento de hadas. No fue un buen alumno de Secundaria y en la Facultad de Bellas artes tenía la impresión de estar muy por debajo de sus compañeros. Trabajó doce años en el mundo de la publicidad, hasta lo que hacía durante el día le iba resultando cada vez menos interesante que su actividad nocturna como dibujante, al final, dejó su empleo y emprendió el camino de la libertad. Cayó gravemente enfermo de leucemia. Este período de sufrimiento aguzó su sensibilidad y su empatía. A los cuarenta, abandonó su empleo en una agencia para dedicarse por entero a escribir y dibujar sus propias historias, dirigidas tanto al público infantil como al adulto.

Desde la aparición de Secretos en el bosque y El pez que sonreía en 1998, Jimmy ha publicado álbumes ilustrados de una sorprendente originalidad con relatos de una gran riqueza. Fue el principio de un boom tanto en su país como en el extranjero. Sus historia pocas veces tienen un final feliz. Sus personajes no llevan una vida alegre. En el caos de la ciudad se enfrentan a situaciones difíciles. Los árboles mudos, el océano y el cielo son los amigos más fieles. Utiliza un vistoso colorido para expresar la cara oculta de las cosas, el silencio, la angustia, la soledad y la ausencia. Las obras de Jimmy han sido adaptadas a distintos medios artísticos: álbumes musicales, series televisivas, obras teatrales, películas, entre ellas, El pez que sonreía, que obtuvo en 2006 el Premio Especial al Mejor Cortometraje de Animación del Festival Internacional de Cine de Berlín.