LA SUDESTADA, de Juan Sáenz Valiente.

Editado por Hotel de las Ideas.

Con prólogo de Pedro Mairal.
126 PÁGINAS
Guión y dibujos de Juan Sáenz Valiente, autor de “Sarna” (con guión de Carlos Trillo), “El hipnotizador” (con guión de Pablo de Santis), y “Norton Gutiérrez y el collar de Emma Tzampak” (2013). 

Sinopsis

.Jorge es un detective privado porteño que nunca ha usado una peluca o un bigote falso, ni mucho menos ha buscado las pistas de alguna huella digital. Sus investigaciones siempre se basan en una premisa: Hay mucha gente con ganas de hablar. Ya sea un vecino charlatán, un empleado chusma, e incluso las víctimas mismas investigadas, siempre alguien termina, parloteo mediante, dándole la información necesaria al disimulado y carismático Jorge. Si bien Jorge se desenvuelve en su trabajo con impecable soltura y éxito, fuera de su rol de detective su carisma se esfuma, y deviene un ser despreciable, machista y egoísta, al que no se le mueve un pelo por nada en el mundo y acarrea una gran angustia oculta. Todo cambia cuando debe investigar a Elvira Puente, una coreógrafa de ballet contemporáneo de cierto renombre, quien viaja a diario, misteriosamente y en soledad a una casa en una isla del Delta.

“Si El hiptnotizador sucedía en un mundo literario, mágico y misterioso, envuelto en una penumbra antigua, La sudestada sucede en la resolana de una Buenos Aires hiperrealista, berreta, fechada en plena luz del 2015, una ciudad donde se acumularon las décadas y donde conviven la melancolía del viejo club de barrio con la posmodernidad descascarada. Porque sabe mirar, Sáenz Valiente vuelve visibles las cosas invisibles”. (Pedro Mairal).

 

La Sudestada
Sin stock
La Sudestada
LA SUDESTADA, de Juan Sáenz Valiente.

Editado por Hotel de las Ideas.

Con prólogo de Pedro Mairal.
126 PÁGINAS
Guión y dibujos de Juan Sáenz Valiente, autor de “Sarna” (con guión de Carlos Trillo), “El hipnotizador” (con guión de Pablo de Santis), y “Norton Gutiérrez y el collar de Emma Tzampak” (2013). 

Sinopsis

.Jorge es un detective privado porteño que nunca ha usado una peluca o un bigote falso, ni mucho menos ha buscado las pistas de alguna huella digital. Sus investigaciones siempre se basan en una premisa: Hay mucha gente con ganas de hablar. Ya sea un vecino charlatán, un empleado chusma, e incluso las víctimas mismas investigadas, siempre alguien termina, parloteo mediante, dándole la información necesaria al disimulado y carismático Jorge. Si bien Jorge se desenvuelve en su trabajo con impecable soltura y éxito, fuera de su rol de detective su carisma se esfuma, y deviene un ser despreciable, machista y egoísta, al que no se le mueve un pelo por nada en el mundo y acarrea una gran angustia oculta. Todo cambia cuando debe investigar a Elvira Puente, una coreógrafa de ballet contemporáneo de cierto renombre, quien viaja a diario, misteriosamente y en soledad a una casa en una isla del Delta.

“Si El hiptnotizador sucedía en un mundo literario, mágico y misterioso, envuelto en una penumbra antigua, La sudestada sucede en la resolana de una Buenos Aires hiperrealista, berreta, fechada en plena luz del 2015, una ciudad donde se acumularon las décadas y donde conviven la melancolía del viejo club de barrio con la posmodernidad descascarada. Porque sabe mirar, Sáenz Valiente vuelve visibles las cosas invisibles”. (Pedro Mairal).