MANUAL DE SUPERVIVENCIA

MANUAL DE SUPERVIVENCIA

Sin stock

Manual de supervivencia: Entrevista con Hervé Aubron y Emmanuel Burdeau, de Werner Herzog

Tapa rústica

120 páginas.

Español

Edita El cuenco de plata

Manual de supervivencia es un libro fundamental porque cumple su promesa. Es decir, termina convirtiéndose en un auténtico manual de supervivencia, pese a ser un libro de entrevistas con Werner Herzog, director de cine. ¿Y cómo es posible que una entrevista a un director de cine consiga trascender unos presupuestos tan ajustados? De la misma manera en que el propio cine de Werner Herzog consigue correrse de los mismos presupuestos.

No es una antología o una selección de entrevistas. Todo indicaría que es la transcripción de una única entrevista que mantuvo el director con Hervé Aubron y Emmanuel Burdeau. Por lo tanto, tiene el ritmo y el pulso de una conversación, antes que el de una entrevista. No obstante, sus interlocutores son precisos y atentos y demuestran conocer perfectamente la obra del director y realizar las preguntas con  inteligencia. Aunque la materia prima de la conversación es siempre el cine y su trayectoria profesional, la naturaleza de las respuestas se corre constantemente de los límites, en una involuntaria pero certera manifestación de principios.

No obstante, Werner Herzog está lejos de hacer dogmas. O, mejor aún, su dogma parece descubrir una contradicción que está en la base y esencia de su cine, pero también de su ser.

Si hay algo que se pone en evidencia apenas uno comienza a leer el libro, es que Werner Herzog no tiene ensayadas las respuestas y, por eso mismo, resulta genuino, incluso en sus contradicciones. El retrato, la imagen final varía inevitablemente con cada lector, ya que será él quien finalmente complete los pasajes en blanco, las ausencias, las escenas perdidas.

Werner Herzog
Nació en Múnich, pero pasó toda su infancia en un pueblo de las montañas de Baviera. Hacia los 17 años decidió dedicarse al cine. Inició estudios de Historia, Literatura y Teatro en Múnich. Hacia 1960 obtuvo la beca Fulbright para el Seminario de cine de la Universidad de Duquesne, en Pittsburgh (Estados Unidos). A pesar de participar en seminarios universitarios de cine, nunca estudió en ninguna escuela ni tampoco trabajó como asistente de ningún director; su formación fue completamente autodidacta. En 1962, a los veinte años, fundó su productora de cine, Herzogfilmproduktionen. Tras esta primera etapa de formación en el cortometraje realizó su primer largometraje, Lebenszeichen (Señales de vida), subvencionado por el Instituto de Cine alemán, que buscaba promocionar a nuevos cineastas. La película ganó el Premio de Cine Alemán (Deutscher Filmpreis). A partir de aquí Herzog inició una carrera singular, que ha combinado la filmación de largometrajes, documentales, dirección de ópera, actuación y redacción de guiones. Werner Herzog sigue en activo en la actualidad.